Remedios Naturales

RESCATE

Flores de Bach1 - RESCATE


Este remedio puede presentarse en forma de líquido o de crema. Se hace con partes iguales de los cinco remedios siguientes:

CERASÍFERA — para sentimientos de desperación
HELIANTEMO — para aliviar el terror, miedo o pánico
IMPACIENCIA – para calmar la irritabilidad y la agitación
CLEMÁTIDE — para contrarrestar la tendencia a dejarse arrastrar lejos del presente
ESTRELLA DE BELÉN – para tratar los síntomas mentales y físicos del shock

Juntos, estos remedios florales construyen un santuario anímico seguro en el cual recuperarse.
Lleve consigo Rescate para cualquier emergencia.

Usos
Rescate reequilibra el organismo después de cualquier alteración emocional o física. Se ha de tomar cuando la persona se siente en la necesidad de ser salvada, está inquieta o no bastante a tono consigo misma. Por ejemplo tras un shock, accidente, disputa, una situación difícil como un divorcio o separación o cualquier otra que ha exigido un esfuerzo nervioso máximo. Rescate debe intervenir antes del salvamento y el restablecimiento. Rescate acelera la curación después de la cirugía.
Utilice la crema Rescate después de quemaduras solares, cortes, magulladuras o daños producidos por accidentes. Si necesita alguno de los componentes de Rescate, añada éste a cualquier lavado de piel, ducha o compresa. Este método también sirve cuando no se puede ingerir nada por la boca. También se puede administrar antes de una situación difícil, examen, testificación en un juicio, operación, prueba en el hospital, etc., para reducir el trauma. Sirve para todas las emergencias. Lleve un frasquito con usted.

RECETA
Remedio Rescate hecho en casa
Haga un frasco de tratamiento con el remedio Rescate poniendo dos gotas de cada componente en un frasco de 30 ml de coñac. Se puede hacer en casa una crema poniendo cuatro gotas del frasco de reserva del remedio Rescate en la crema cutánea favorita o en una base neutra y luego dos gotas más de Manzano silvestre.

META: Rescate o salvación
El remedio Rescate es el único entre las Flores de Bach que suele tomarse puro, directamente del frasco de reserva. Ponga cuatro gotas directamente sobre o bajo la lengua. Repita la dosis tan a menudo como lo necesite.

Ponga cuatro gotas en un vaso de agua y sórbalo a lo largo del día hasta que se sienta más sereno.
Este remedio es ideal para niños y animales, y se puede añadir a la comida o el agua de beber. Puede dar seguridad a un niño pequeño o al lactante sobresaltado vertiendo cuatro gotas en el baño de la tarde.

Va bien administrarlo a las plantas y al semillero.

Nunca es demasiado tarde para tomarlo. Le ayudará a vencer traumas antiguos e inexpresados que aún le inquieten. Pero no es una panacea, por eso, una vez se haya calmado la crisis emocional inmediata, elabore su propia mezcla personal entre los demás remedios.