Remedios Naturales

Pleuresía

Pleuresia


La pleuresía (o pleuritis) es una infección de origen vírico o bacteriano que consiste en la inflamación de la pleura, la membrana que rodea los pulmones. Como consecuencia de ello, las dos capas de la pleura inflamada entran en fricción y producen el característico crujido pectoral que hace tan fácil el diagnóstico. La inflamación también puede provocar un exceso de líquido pleural, lo que ocasiona una efusión pleural que puede detectarse en el reconocimiento físico. En algunos casos, muy raros, la pleuresía puede ser un indicativo de enfermedades más graves como cáncer de pulmón o embolia pulmonar, mientras que la pleuritis crónica puede ser un síntoma de tuberculosis. Antes del descubrimiento de los antibióticos, la pleuresía exigía un tratamiento que duraba toda la vida y era una de las principales causas de muerte, especialmente entre los niños. Hoy en día, esta enfermedad es fácil de diagnosticar y puede curarse si se detecta en una fase temprana.

PRECAUCIONES
SI NO SE SIENTE MEJOR DESPUÉS DE TOMAR UNA DOSIS CADA HORA DURANTE UN DÍA ENTERO, CONSULTE CON SU MÉDICO.

Síntomas
Dolor agudo, normalmente en un momento concreto de la inhalación y al toser

TRATAMIENTO

REMEDIOS DOMÉSTICOS Y POPULARES TRADICIONALES
Las compresas de vinagre de sidra reducen la inflamación y aceleran la curación.

FITOTERAPIA
Las compresas de raíz de consuelda o de hojas de té sobre el pecho reducen la inflamación.
Para aliviar los síntomas, envuelva el pecho con una hoja de llantén estrujada y humedecida.
Las hojas de salvia junto con barbas de maíz fortalecen los riñones y eliminan agua del cuerpo.

AROMATERAPIA
Los aceites antiinflamatorios de bergamota, caléndula, manzanilla y mirra pueden usarse en masajes suaves de pecho y espalda, en el baño o en un inhalador, para facilitar la curación.
Inhalar lavando durante un ataque tiene efectos calmantes y ayuda a combatir la infección.

HOMEOPATÍA
Durante un ataque agudo, los siguientes remedios pueden ser útiles:
Acon. para un dolor agudo y repentino, sobre todo tras la exposición a un viento fuerte.