Remedios Naturales

La visita al Homeópata

homeopatia (2)


La primera visita puede durar alrededor de una hora, pues el o la homeópata formula preguntas detalladas para construirse una imagen de conjunto de su salud mental, emocional y física general. También puede preguntar sobre problemas hereditarios, antiguas enfermedades y la alimentación, de qué lado duerme, qué tipo de tiempo atmosférico y alimentos prefiere. Sólo entonces el homeópata prescribirá un remedio específicamente adaptado para usted. En esa ocasión se suele dar un solo remedio, aunque la prescripción puede cambiar cuando cambien sus síntomas. Tal vez no le diga el remedio prescrito, por- que algunas personas se quedan insatisfechas con el carácter constitucional que se les adscribe. También puede recomendar cambios en el modo de vida y en la alimentación.

Hay que tocar los remedios lo menos posible; por eso se suelen poner en una cucharilla y deslizar bajo la lengua para disolverlos. Se ha de evitar comer o beber durante media hora antes y después. También le podrá aconsejar que no tome café ni menta, ya que pueden contrarrestar el efecto de los remedios.

Al cabo de un mes o más se hará una segunda visita, de seguimiento, para evaluar los progresos. Puede que usted sólo necesite dos visitas, pero los problemas crónicos requieren más. Si no hay mejoría tras unas cuatro visitas, piense en otro tratamiento. Una vez mejoran los síntomas, se debe dejar de tomar el remedio. Los remedios son perfectamente inocuos y aunque la “sobredosis” no perjudicará, lo mejor es evitarla como con cualquier medicina. El tratamiento puede seguirse junto a la medicina convencional, pero algunos medicamentos pueden afectar la eficacia de los remedios homeopáticos.