Remedios Naturales

LA PREPARACIÓN DE LOS REMEDIOS

SDC18844 - LA  PREPARACIÓN DE LOS REMEDIOS


TISANAS Las tisanas son infusiones suaves, generalmente ya envasadas y vendidas en una bolsita, que se hierven durante mucho menos tiempo que una infusion. POLVOS Se ponen en la comida o la bebida, o en cápsulas para consumirlos más fácilmente. Los puede hacer usted triturando la parte de la planta seca. PÍLDORAS Esta forma de presentación se utiliza poco por la dificultad de mezclar varias plantas y dosificar bien sus cantidades. Los herbolarios o las tiendas de dietética presentan así algunos de los remedios más comunes. Es posible fabricarlas con una prensa doméstica. COMPRESAS Y CATAPLASMAS Son para uso externo y pueden ser sumamente eficaces, pues las sustancias activas de la planta alcanzan la zona afectada sin verse alteradas por el proceso digestivo. La cataplasma se hace con la planta triturada y aplicada íntegramente sobre las superficies afectadas. Tambien se puede hervir el triturado unos pocos minutos o utilizar la planta en polvo y echarle agua hirviendo. Como lo mas frecuente es aplicarla con calor y emplear las partes crudas de la planta, es más potente que la compresa (ver abajo). Las cataplasmas son particularmente útiles para magulladuras, heridas y abscesos, ayudan a calmar y a extraer las impurezas. La compresa suele hacerse con una infusión o decocción, con la que se empapa un paño de lino o muselina. Se pone sobre la zona afectada, donde se mantiene con un vendaje o esparadrapo. Las compresas pueden ser calientes o frías y suelen ser más suaves que las cataplasmas.
ACEITES ESENCIALES A menudo se emplean en otras terapias, como la aromaferapia (ver página 140). Los aceites esenciales de las plantas contienen su “esencia” o algunos de sus principios más activos. Sirven parahacer tinturas y ungüentos. O BAÑOS Se puede añadir al agua del baño plantas y otras sustancias para lograr un efecto terapéutico con la inhalación del vapor y su penetración en la sangre a través de la piel. Un baño de harina de avena, por ejempío, actúa tópicamente sobre un eczema, y un bano de manzanilla suaviza la piel, calma y relaja. INHALACIONES El aire húmedo y caliente puede viar muchos problemas respiratorios y permitir que las virtudes sanadoras de las plantas y otras sustancias entren en la corriente sanguínea a través de los pulmones. Para preparar una inhalación, llene hasta la mitad un gran cuenco con agua humeante y añada una infusión, una decocción o dos o tres gotas de un aceite esencial.

TINTURA
Se pone la planta en polvo, fresca o seca en un recipiente hermético con alcohol y se deja durante un tiempo. El alcohol extrae los componentes valiosos o esenciales y los protege durante el mayor tiempo posible.
1 Haga su propia tintura en casa triturando la parte de la planta que desea utilizar. Bastarán alrededor de 25 g.
2 Pongo lo planta -o unos 100 g si la planta está seca o en polvo durante unas tres semanas en unos 600 ml de vodka o cualquier bebida alcohólica de 40% vol. Sacuda la mezcla de vez en cuando.
3 Después de filtrarla, la tintura se guarda en un frasco hermético de cristal oscuro. La dosis suele ser de 5 a 20 gotas tomadas directamente o puestas en agua.

DECOCCIÓN
Las raíces, ramillas, bayas, semillas o cortezas se hierven en agua para extraer las sustancias de un modo parecido a una infusión. El líquido se filtra y se toma según indica la receta, con miel o azúcar moreno.
1 Ponga en un cazo una cucharadita de la planta seca -o tres si es fresca, convenientemente trocea-da- por taza.
2 Añada algo de agua a las plantas. Si hace grandes cantidades ponga 30 g de la planta seca para cada 500 mi de agua. El cazo ha de ser cerámico, de barro cocido o de vidrio; si es metálico ha de estar esmaltado. No use aluminio.
3 Hiérvalo a fuego lento de 10 a 15 minutos. Si la planta tiene aceites volátiles, cubra el cazo. Filtre, deje enfriar y refrigere. La decocción se mantendrá unos tres días.

INFUSIÓN
Se hace con hierbas secas o a veces frescas sumergidas durante 10 minutos en agua recién hervida. Se puede beber caliente, lo cual suele ser mejor para fines medicinales, o fría, con hielo. El té es una infusión.
1 Para cada taza ponga una cucharadita de la planta o la mezcla en una tetera. Añada el agua hirviendo.
2 Vierta una taza de agua hirviendo por cada cucharadita de la planta. Tape \a taza y use siempre el agua más pura, para asegurarse de obtener realmente las virtudes medicinales de la planta. Cuele la infusión y bébala caliente o fría, endulzada o no. Utilice raíz de regaliz, miel o azúcar moreno para endulzarla. Las infusiones han de estar recién hechas, del día, si es posible. Son lo más adecuado para hojas y flores, puesto que por medio del hervor suave extraemos más fácilmente sus virtudes.

UNGÜENTO
Se suelen recetar ungüentos y cremas para uso externo. Puede hacerlas hirviendo las partes de la planta para extraer las sustancias activas y añadiendo unos pocos gramos de aceites puros, como el de oliva o girasol.
1 Prepare una infusión o decocción (según lo que sea adecuado para la planta) de 500 mi y cuélela. Guarde el líquido.
2 Vierta 90 mi de aceite en un cazo y mezcle 90 g de grasa en el. Sí ésta es perecedera (como la manteca de cerdo), añada una gota de tintura de benjuí por cada 30 g de grasa. Añada el líquido.
3 Hierva a fuego lento hasta que se evapore el agua. Endurezca la mezcla con un poco de cera de abeja o mantequilla de coco para hacer una crema. Fúndala lentamente.