Remedios Naturales

Gripe

20131041112_gripe220703


La gripe es una enfermedad vírica de las vías respiratorias superiores contagiada por las pequeñas gotitas de saliva expulsadas al toser o estornudar. Hay tres tipos de gripe, causados por tres virus diferentes: A, B y C. Tras contraer una gripe tipo C se adquiere inmunidad, pero los virus A y B mutan continuamente y el cuerpo no logra crear inmunidad. Durante la incubación, que dura un día o dos, el virus es muy infeccioso y es imposible detenerlo.

Síntomas
Fiebre alta, a veces con escalofríos
Dolor de garganta, a veces con tos seca no productiva
Congestión nasal y estornudos
Respiración difícil y debilidad general
Dolor de cabeza y muscular y articulaciones rígidas y dolorosas
Náuseas y pérdida de apetito
A veces, insomnio y depresión

Cuando aparecen nuevas cepas del virus de la gripe, se extienden rápidamente por todo el mundo, infectan a millones de personas y causan numerosas muertes.
En los individuos mayores de 50 años, los niños y los pacientes con inmunodepresión, existe el riesgo de que la gripe se complique con neumonía y otras infecciones secundarias.
La gripe y la neumonía son la quinta causa de muerte entre las personas mayores de 65.
La gripe está provocada por el virus Orthomyxovirus, del que existen tres tipos, A, B y C, y numerosas cepas.
Se han obtenido vacunas con una eficacia del 70 al 90% durante al menos seis meses contra los tipos A y B, y actualmente se está desarrollando una vacuna mediante ingeniería genética a partir de virus activos.
La vacunación está especialmente indicada en ancianos, pacientes con enfermedades cardiacas o respiratorias y embarazadas.
La incidencia de la infección es mayor entre la población escolar, en parte debido a la falta de exposición previa a las diversas cepas del virus.
Aproximadamente cada diez años, nuevas cepas del virus de tipo A provocan pandemias de gripe.

Las epidemias o brotes regionales aparecen cada dos o tres años en el caso de la gripe del tipo A, y cada cuatro o cinco, años en el caso de la del tipo B.

TRATAMIENTO

AYURVEDA
Aplique compresas de aceite de mostaza caliente sobre la cabeza para reducir la fiebre.
Triture raíz de jengibre, añádala a un poco de miel y lima, y beba la cantidad deseada.
El naranjo amargo, el helenio y el cilantro están indicados en el tratamiento contra la gripe.

REMEDIOS DOMÉSTICOS Y POPULARES
El zumo de manzana (preferiblemente fresco) caliente alivia la fiebre.
El agua de cebada es un remedio tradicional contra la fiebre elevada, sobre todo si es debida a infección o inflamación.
El polvo de ginseng puede añadirse a las infusiones como reconstituyente.
Una taza de agua caliente con limón y miel alivia la inflamación y reduce la fiebre.
Haga gárgaras con zumo de limón para eliminar los gérmenes y ayudar a detener el virus.

FITOTERAPIA
La infusión de eupatorio alivia el dolor y la congestión.
La alholva con limón y miel ayuda a reducir la fiebre y el dolor de extremidades.
El ginseng es un gran reconstituyente general y contribuye a disminuir la temperatura corporal.
Use ajenjo, salvia y regaliz como preventivos.

AROMATERAPIA
Las gárgaras de aceite de árbol de té previenen la expansión de la infección.
Inhalar eucalipto o menta desbloquea los senos nasales y el pecho.
Un masaje de aceite de árbol de té y de geranio sobre el pecho y la cabeza alivia los síntomas y combate la infección.
Los aceites de bergamota, manzanilla, toronjil y árbol de té bajan la fiebre.

HOMEOPATÍA
Gelsemium en casos en que predominan la debilidad muscular, el dolor y la pesadez.
Rhus-t. para una gripe que empieza tras haber nos empapado, si duelen más las articulaciones que los músculos, acompañada por desasosiego e incomodidad.
Bry. en caso de fuerte dolor de cabeza, tos seca y ganas de echarse.
Eupatorium perfoliatum en caso de fuerte dolor de espalda y extremidades, junto con escalofríos.
Arse. si se siente débil con pérdida de fluidos, diarrea acuosa y a veces vómitos.
Baptisia para la gripe gástrica, cuando se siente “hecho polvo”, con el cuerpo magullado y sin ganas de levantarse, y también con súbitos ataques de diarrea o vómito.

VITAMINAS Y MINERALES
Tome abundantes alimentos ricos en vitamina C, bioflavonoides y zinc, que estimulan la curación, ayudan a combatir la infección y potencian la acción del sistema inmunológico.
La jalea real es tonificante y actúa como agente antiviral.