Remedios Naturales

Cirrosis hepática

Sin título6 - Cirrosis hepática


El hígado es el segundo mayor órgano del cuerpo, después de la piel. Es una glándula esponjosa, de color marrón rojizo, situada en la cavidad abdominal, justo debajo del diafragma, que metaboliza los hidratos de carbono y los almacena en forma de glucógeno, metaboliza los lípidos (grasas, incluyendo el colesterol y ciertas vitaminas) y las proteínas, fabrica un jugo digestivo: la bilis, filtra la sangre de impurezas y toxinas, produce factores de coagulación sanguíneos y destruye los hematíes envejecidos y gastados. El hígado es capaz de autorregenerarse tras sufrir daños o enfermedad, pero si la afección va más allá de la capacidad de los tejidos para regenerar nuevas células, el metabolismo corporal se ve gravemente afectado y a veces el hígado debe trasplantarse (a principios de los noventa, al cabo de un año sobrevivían un 76% de los trasplantados).
La cirrosis hepática es la sustitución del tejido normal por tejido fibroso no funcional (fibrosis). Ocurre en el estadio final de diversos trastornos hepáticos tan graves que eliminan el proceso regenerativo, el hígado deja de realizar sus funciones normales y las células sanas restantes pierden el riego sanguíneo. La cirrosis puede ser producida por la hepatitis B, envenenamiento y abuso prolongado de alcohol.

SÍNTOMAS
Pérdida de apetito y de peso
Indigestión continúa
Náuseas y vómitos, con malestar general
Pérdida de fuerza muscular
Comezón cutánea
Mal aliento
Varices esofágicas sangrantes (debidas al intento de la sangre por seguir un camino alternativo desde el hígado al corazón)
Vómitos de sangre

TRATAMIENTO

FITOTERAPIA
El agracejo, la raíz de diente de león, la hidrastis, la verbena, el ñame silvestre y la lengua de vaca son buenos tónicos hepáticos. Tómelos en infusión, solos o combinados o tres veces al día.

AROMATERAPIA
Los aceites de manzanilla, ciprés, pomelo, enebro, limón y naranjo tonifican el hígado y mejoran su funcionamiento. Mezcle unas gotas en un aceite portador templado y realice masajes en el abdomen, o bien añada unas gotas al baño.

HOMEOPATÍA
Se requiere un tratamiento constitucional con un homeópata experimentado, pero estos remedios pueden ser de ayuda antes de iniciarlo:
• Arse. cuando hay retención de líquidos y el paciente se siente frío e inquieto, sobre todo entre la medianoche y las dos de la madrugada.
• Phos. en caso de ictericia, sed de agua fría (al beber, los síntomas empeoran) y tendencia a sangrar fácilmente.
• China si el hígado está hinchado y dolorido, y se tiene sensación de frío y flatulencia.