Remedios Naturales

CIPRÉS

7384984726_4088f4be6e_c


(Cupressus sempervirens)
Las antiguas civilizaciones utilizaban este alto árbol de hoja perenne como sahumerio en ceremonias religiosas y para fines medicinales. El aceite, que se destila de las ramas y ramillas foliosas, tiene un agradable aroma a humo, a madera, y numerosos usos terapéuticos.

Propiedades y usos
El aceite de ciprés es antiespasmódico y, aplicado mediante vaporizador, sirve para problemas respiratorios como bronquitis y asma o para prevenir ataques de tos. Sus virtudes astringentes lo hacen adecuado como baño para las hemorroides y para una piel demasiado grasa. También se puede aplicar a los cortes para detener la hemorragia y se utiliza en forma de lavado bucal para las encías sangrantes. Es un tónico circulatorio que puede mejorar la mala circulación, aliviar la retención de líquidos o calmar un calambre muscular y es aplicable con suavidad sobre las varices. En baño de pies contrarresta el exceso de sudoración y los olores. Se usa para el síndrome premenstrual, regula el ciclo menstrual y la hemorragia excesiva. Puede mitigar síntomas de la menopausia como sofocos e irritabilidad.

PRECAUCIONES
NO LO APLIQUE SOBRE LA PIEL SIN DILUIR.

MEZCLAS
SE MEZCLA BIEN CON ENEBRO, PINO, LAVANDA, SÁNDALO, LIMÓN, MANDARINA, NARANJA, BERGAMOTA Y SALVIA ROMANA.

RECETA
Tónico para las varices
Ponga 5 gotas de aceite de ciprés y 10 de geranio en 5 cucharaditas (25 ml) de aceite vegetal. Frote con suavidad las piernas desde los tobillos hacia el corazón.