Remedios Naturales

AJO

shutterstock_25674043


(Alliunt sativum)
Este familiar condimento se puede recolectar entre seis y ocho meses después de plantarlo en otoño. Se seca y se guarda los bulbos no necesarios inmediatamente.

Propiedades
Es antiséptico
Es antibiótico
Es expectorante
Es fungicida
Es antihistamínico
Baja la tensión y el colesterol

Usos
Es beneficioso en casos de trombosis, endurecimiento de las arterias, tensión alta y colesterol elevado.
Para infecciones de pecho, asma, gripe, resfriados e infecciones de oído.
Se combina con equinácea.
Para lombrices intestinales e infecciones fúngicas.

PRECAUCIONES
ES INOCUO PERO PUEDE RESULTAR DEMASIADO CALIENTE PARA ALGUNAS CONSTITUCIONES, EN CUYO CASO UTILICELO CON LECHE.
HAY COMPRIMIDOS COM RECUBRIMIENTO ENTÉRICO QUE SON MÁS FÁCILES DE DIGERIR.

RECETA
Leche de ajo o de cebolla
Ponga en una cazuela una cebolla o tres dientes de ajo finamente picados y tres tazas de leche (de vaca, cabra, oveja o almendras).
Déjela a fuego muy bajo durante 20 minutos.
Cuélela.
Se puede guardar en el frigorífico 2 o 3 días.
Dosis: Niños una o dos cucharillas de postre cada cuatro horas.
En caso de fiebre y crup, los niños pequeños pueden bebería a su gusto.

NOTAS Y DOSIS
Los comprimidos son fáciles de tomar. Siga las instrucciones de la caja.
Mezcle ajo picado con una cantidad igual de miel y tome una cucharilla de tres a seis veces al día. La mitad de la dosis para los niños. La infusión en aceite se puede aplicar a la piel, oído y pecho contra las infecciones.
Ponerlo habitualmente en las comidas beneficia la circulación.
El ajo es un desinfectante respiratorio excepcional, pero a menudo es demasiado fuerte para los niños pequeños.
La cebolla y el puerro son de la misma familia y su efecto es más suave.
La leche de cebolla y ajo es un remedio ideal para lactantes y niños pequeños.